Comunicados

Código de Policía y Convivencia pone en cintura a ciudadanos que construyan sin licencia​

En el marco de la nueva fase de implementación del Código de Policía y Convivencia, que comenzó este martes con el cobro de multas, la Secretaría Distrital de Gobierno, con el apoyo de Camacol Bogotá y Cundinamarca, llevaron a cabo este martes el foro 'Control urbano de cara al nuevo Código de Policía'.

 

  •  Al afectar la integridad urbanística, la norma les da herramientas a los inspectores de policía para suspender una construcción.

  • El Código contempla 24 comportamientos alrededor del tema, que no deben realizarse.

En el encuentro, inspectores de policía y alcaldes locales se dieron cita para continuar capacitándose acerca de los cambios que trae la normatividad. Por ejemplo, la norma señala que quienes parcelen, demuelan o construyan en áreas protegidas, en bienes de uso público o en terrenos aptos pero sin licencia podrán recibir una multa especial por metro cuadrado deconstrucción o área afectada, que varía de acuerdo con el estrato.

“Es un foro para fortalecer las competencias en control urbano de las inspecciones de policía y de las alcaldías locales;  la oportunidad para complementar todo el proceso de planeación de la ciudad. De nada sirve planear la ciudad si no tenemos la capacidad de controlar su crecimiento. En este caso, tenemos que fortalecer el control a la construcción formal pero sobre todo a la informal. El control urbano es bienestar para los ciudadanos, en calidad de vida es la mejor oportunidad para controlar el patrimonio ambiental de la ciudad”, señaló el secretario distrital de Gobierno, Miguel Uribe Turbay.

Las  multas alcanzan los 25 salarios mínimos legales mensuales vigentes (smlmv), en el caso de los estratos 5 y 6; hasta 20 smlmv, para el caso de los estratos 3 y 4; y hasta 12 smlmv, para estratos 1 y 2. Para casos relacionados con urbanismo, el inspector de policía recibe el informe por parte del personal uniformado para adelantar el proceso que tenga lugar.

En total, el Código de Policía y Convivencia contempla 24 comportamientos contrarios a la integridad urbanística. Entre ellos, demoler e intervenir en áreas protegidas y en bienes de uso público y darle un uso diferente al señalado en la licencia de construcción a un inmueble.

Iván Casas, subsecretario para la Gestión Local de la Secretaría Distrital de Gobierno, explicó que “el acceso a la vivienda digna y el fortalecimiento de las autoridades de control hacen imperioso aunar esfuerzos entre el sector público y el sector privado para buscar espacios en los cuales se planteen políticas, alternativas y herramientas que permitan una mayor efectividad del control urbano, reducir la informalidad de la construcción de ciudades, mantener un mejor expediente urbano con información actualizada y veraz de la manera como se aprueban las construcciones y recuperar los recursos que la falta de licenciamiento le hace perder al Estado”

Los lineamientos generales para un control urbano eficiente; las infracciones urbanísticas a la luz del nuevo Código de Policía (tipos de licencias, por ejemplo); y lo relacionado con desarrollo informal, monitoreo y control urbano fueron algunos de los temas que se abordaron durante el encuentro.

Mejorar la convivencia, razón para acatar el Código​

Este martes las autoridades de policía comenzaron la etapa de imposición de comparendos a los ciudadanos que incurran en comportamientos contrarios a la convivencia, con los que se afecta la tranquilidad de otras personas. 

 

Ahora los bogotanos podrán ser multados por 98.000, 197.000, 393.000 o 787.000 pesos, según el tipo de falta que cometan.

Sin embargo, la Administración Distrital y la Policía han sido enfáticas en señalar que los ciudadanos no deben cumplir la norma por las consecuencias económicas a las que conlleva no hacerlo, sino porque acatar cada uno de sus artículos contribuye en la construcción de una mejor ciudad, enmarcada en la autorregulación y el respeto.

Secretarios de Gobierno y Seguridad destacan avances en implementación del Código de Policía y piden reglamentación​

Los lineamientos por parte del Gobierno Nacional son claves en temas de conmutabilidad, distribución de los recursos y manejo del Sistema Nacional de Medidas Correctivas durante la implementación de la norma.

 

En el Primer Encuentro de Secretarios de Gobierno y Seguridad – Implementación del Código de Policía, altos funcionarios de Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Manizales, Villavicencio, Cundinamarca y Boyacá, le solicitaron al Gobierno Nacional agilizar la expedición de la reglamentación necesaria para facilitar la implementación local del nuevo Código de Policía.

De acuerdo con la experiencia de las entidades territoriales, el nuevo Código de Policía demanda un fortalecimiento de la capacidad institucional, por lo cuál se hace necesario contar con lineamientos para (i) la distribución de los recursos y la organización del recaudo; (ii) la conmutabilidad de sanciones (sustitución de multas por servicio comunitario reparativo de carácter pedagógico); y (iii) la operación del Sistema Nacional de Medidas Correctivas.

“Avanzamos exitosamente en la implementación del Código. Sin embargo, identificamos una serie de desafíos comunes que deben resolverse para facilitar una mejor implementación. Por ejemplo, consideramos necesario contar con reglamentación del orden nacional en varios aspectos para poder seguir avanzando en la promoción de una convivencia más ordenada y pacífica en todo el país”, señaló el secretario Distrital de Gobierno, Miguel Uribe Turbay.

Asimismo, durante el encuentro, los altos funcionarios intercambiaron las experiencias recogidas durante la fase de pedagogía y coincidieron en que el nuevo Código de Policía y Convivencia es vital para garantizar la convivencia ciudadana, particularmente gracias a un nuevo enfoque basado en promover una cultura cívica de respeto mutuo orientada a prevenir conflictos, fomentar la resolución de conflictos sin violencia y a frenar la inseguridad urbana.

A su turno, el coronel Luis Hernández, coordinador de la norma en la Policía Nacional, se mostró satisfecho con esta primera etapa que ya ha dado frutos. Varios de los indicadores de violencia en el país han disminuido, entre ellos el número de riñas, las lesiones personales relacionadas con intolerancia y las muertes violentas.

Los homicidios en peleas callejeras se redujeron en 139 casos (9 por ciento menos) en todo el país. Solo en Bogotá, la reducción durante el último semestre fue del 12%, de acuerdo con las cifras de la Policía Nacional.

En el país, las autoridades han atendido 140.689 casos contrarios a la convivencia. Solo en Bogotá, se han reportado 37.121.

El Primer Encuentro de Secretarios de Gobierno y Seguridad se puso en marcha luego de un diagnóstico liderado por la Secretaría de Gobierno de Bogotá en ocho ciudades capitales, con el fin de identificar los desafíos administrativos, jurídicos y económicos que enfrentan las administraciones distritales y despartamentales. “Si trabajamos conjuntamente, todas las secretarías de gobierno y de seguridad del país, vamos a lograr mejores resultados en menos tiempo”, agregó Uribe Turbay.

Aumento de inspectores de Policía en Bogotá, Uno de los grandes logros que se destacó durante el evento fue el aumento en el número de inspectores en la capital del país.

La Administración Distrital pasó de 45, con los que contaba la ciudad a principios del 2017, a 63. La meta para este año es contar con 100 inspectores de Policía, varios de los cuales serán especializados y estarán en 18 inspecciones. Asimismo, las capacitaciones que han recibido sobre todos los temas que trae el nuevo Código, especialmente en lo relacionado con obras y urbanismo, han fortalecido el proceso de implementación.

Al aumento en el número de inspectores de policía se suma el mejoramiento de los espacios físicos de las inspecciones y Casas de Justicia, donde se prevé dictar los cursos pedagógicos.

Aunque falta trabajo por hacer, en el encuentro también se destacaron los avances de las secretarías de Gobierno y Seguridad de Bogotá con la puesta en marcha de cursos piloto de carácter pedagógico con ciudadanos que han incurrido en comportamientos contrarios a la convivencia. Por eso, las demás ciudades capitales, que todavía no lo han hecho, tomarán de ejemplo estas actividades y las llevarán a sus regiones.

Las opiniones

Germán Varón Cotrino, senador de la República: “Este código le garantiza a la ciudadanía tranquilidad pero también al que perturbe la convivencia, tendrá consecuencias”.

Miguel Uribe Turbay, secretario de Gobierno de Bogotá: “Coincidimos en que este nuevo Código debe ser preventivo y pedagógico. Estamos avanzando en capacitaciones a funcionarios y ciudadanos”.

Coronel Luis Hernández, Policía Nacional: “La herencia que le vamos a dejar a la ciudadanía es la convivencia y la paz en el territorio”.

Daniel Mejía, secretario de Seguridad, Convivencia y Justicia: “Hemos sensibilizado a 6.035 infractores en las casas de justicia de 11 localidades”.

Clemente Fajardo, secretario de Gobierno de Barranquilla: “Ninguna campaña en los últimos 6 meses ha sido tan exitosa como la del Código de Policía”.

Hernando Peláez, Oficina de Seguridad de Manizales: “El buen ciudadano no debe temerle al nuevo Código, porque estamos afirmando unas conductas de convivencia”.

Fernando Guzmán, Asocapitales: “La implementación implica una priorización que está en armonía con el Plan de Desarrollo”.

En Bogotá, no se impondrán medidas correctivas por falta de póliza que ampare a perros potencialmente peligrosos

La Secretaría Distrital de Gobierno (SDG) informa que en Bogotá las autoridades de Policía no impondrán medidas correctivas a quienes no cuenten con póliza de responsabilidad civil extracontractual ni registro de perros potencialmente peligrosos hasta tanto el Gobierno Nacional expida reglamentación sobre la materia, para lo cual cuenta con seis meses a partir de la entrada en vigencia del Código Nacional de Policía y Convivencia.

 

En caso  de que el canino  ocasione daños a terceros u otros perros, su propietario deberá responder integralmente.

Sin embargo, durante este periodo, los propietarios de las mascotas que ocasionen daños a terceras personas u otros perros, deberán responder integralmente a quienes resulten afectados. 

La decisión se toma luego de adelantar reuniones entre la SDG, Protección Ambiental y Ecológica de la Policía y la gerencia de Protección Animal del Distrito, con el ánimo de darles solución a las preocupaciones de los ciudadanos sobre algunas condiciones que plantea la nueva norma en relación con este tipo de mascotas y el abandono que han sufrido algunas de ellas.

“Avanzamos en procesos pedagógicos para que los ciudadanos aprendan la debida tenencia de perros potencialmente peligrosos. Así mismo, buscamos alternativas para que todos los cuidadores de estos caninos puedan acceder a pólizas y sean registrados. Estamos a la espera de que el Gobierno Nacional haga la reglamentación correspondiente. invitamos a los cuidadores a que no abandonen a sus perros, esa no es la solución", aseguró Clara Lucía Sandoval, gerente de Protección Animal del Distrito.

No obstante, la SDG advierte que la exigencia de una póliza de responsabilidad extracontractual y el registro de perros potencialmente peligrosos no es nueva con el Código de Policía,  ya que desde el 2002 se expidió la Ley 746, que regula la tenencia de estos caninos.

¿Por qué el Código exige una póliza?​

Estas pólizas garantizan que los dueños respondan integralmente por los daños ocasionados por sus caninos a otros ciudadanos o animales.

 

Si bien, por ahora, las autoridades no impondrán medidas correctivas a los propietarios de perros potencialmente peligrosos por no contar con una póliza que ampare los daños que eventualmente pueda ocasionar su animal, es importante que los dueños de estos caninos sean concientes de la necesidad de tener este amparo legal, que también le permitirá registrar ante las Alcaldías Locales a su animal de compañía.

¿Qué exigirán las autoridades de Policía?​

 

  • El carné de vacunas.

  • Y que sean llevados con traílla y bozal.

A quienes con sus mascotas no cuenten con los requerimientos señalados en el Código de Policía, se les impondrán medidas correctivas.

Más información aquí sobre perros potencialmente peligrosos.

Arranca implementación de programas comunitarios en cumplimiento del Código de Policía

La Secretaría Distrital de Gobierno (SDG) adelanta un plan piloto de implementación de programas comunitarios, como señala el Código Nacional de Policía y Convivencia que entró en vigencia el pasado 30 de enero.

 

Quienes sean sorprendidos botando basura, hagan de la calle un baño público o arrojen escombros deberán ayudar inmediatamente en labores comunitarias.

Los ciudadanos que incurran en comportamientos contrarios a la convivencia que ponen en riesgo el medioambiente, como arrojar escombros a la vía pública, hacer sus necesidades fisiológicas en la calle y/o no usar las canecas, deben participar inmediatamente en actividades que beneficien a la ciudad, como barrer las calles, limpiar muros o pintarlos, entre otras.

“De la mano de la Secretaría de Seguridad y la alcaldía local, estamos trabajando para que aquellos infractores del Código, quienes estén arrojando escombros y basura, tomen un curso pedagógico brindado por la casa de justicia móvil; además, son dirigidos a prestar trabajo comunitario. Con el apoyo que nos están brindando los ciudadanos, además de que entienden que deben cumplir con las normas en materia ambiental, estamos logrando recuperar la zona de la carrilera, pintando, aseando y arreglando todo el sector”, señaló Iván Casas, subsecretario de Gestión Local de la Secretaría Distrital de Gobierno.

Durante toda la semana, las autoridades distritales continuarán haciendo presencia en la zona de la carrilera, en inmediaciones a la plaza de Paloquemao. “Estamos haciendo actividades de trabajo social, que es una apuesta de nuestro alcalde Enrique Peñalosa, que quiere que el ciudadano no solo se lleve un mensaje luego de escuchar una charla sino que sepa cómo puede colaborar y crear ambientes seguros en espacios deteriorados”, explicó Héctor Román Morales, alcalde (e) de Los Mártires.

El fin de semana que pasó la SDG adelantó una jornada previa de limpieza en la zona, con el apoyo de las empresas operadoras de aseo. La idea es que el sector no siga siendo invadido por desechos que terminen convirtiéndolo en foco de inseguridad.

Asimismo, los ciudadanos pueden denunciar hechos que atentan contra su tranquilidad, recibir asesorías en pro a la sana convivencia y conocer sobre prevención de la violencia en la casa de justicia móvil que permanecerá allí por estos días.

El plan piloto es clave dentro de la implementación del Código teniendo en cuenta que este es una herramienta que le apuesta a la protección de los recursos naturales y la relación sostenible de los ciudadanos con el ambiente.

De acuerdo con la SDG, en el 2016 un total de 3.125 personas recibieron comparendo ambiental en Bogotá por adelantar prácticas que afectan el ecosistema.

Bogotá está preparada para los desafíos que trae el nuevo Código de Policía y Convivencia

“Estamos muy agradecidos con el Gobierno Nacional y el Congreso por haber sacado adelante este Código. Esto nos permite sancionar muchos comportamientos que antes no tenían sanciones contundentes. Ya tenemos un instrumento para que todos convivamos mejor”, aseguró el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa.

El 31 de enero entró en vigencia el nuevo Código de Policía y Convivencia, una herramienta eficaz para combatir los comportamientos que inciden negativamente en la tranquilidad de los ciudadanos.

“Estamos muy agradecidos con el Gobierno Nacional y el Congreso por haber sacado adelante este Código. Esto nos permite sancionar muchos comportamientos que antes no tenían sanciones contundentes. Ya tenemos un instrumento para que todos convivamos mejor”, aseguró el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa.

Para conseguir los resultados esperados, el Distrito viene capacitando a los inspectores de policía, a cargo de la Secretaría Distrital de Gobierno, que tienen un papel protagónico durante su implementación, de manera que puedan trabajar de la mano con la Policía y conocer los 243 artículos que trae el Código.

En principio serán más de 60 las personas a quienes se podrá acudir en caso de no estar de acuerdo con la aplicación de una multa; tendrán total autonomía para decidir si hacen o no efectiva dicha medida correctiva, conforme las pruebas que el mismo infractor entrega, y evaluarán, según el comportamiento contrario a la convivencia en el que se haya incurrido, si el cobro puede reemplazarse por la participación en un programa comunitario o curso pedagógico.  Con el paso de los días, el número de inspectores de policía aumentará.

En los próximos días la Administración continuará con su campaña ‘El respeto nos une’, en la que viene trabajando desde hace varias semanas y con la que le apuesta a la autorregulación.

Para Bogotá, se priorizaron seis grandes temas del Código -riñas, colados, basuras, rayones en las paredes, exceso de ruido y contaminación visual- por los efectos negativos que causan al medioambiente, el erario público y la convivencia con los demás ciudadanos.

Seis claves del Código para Bogotá

- Confrontaciones violentas o riñas: La intolerancia sigue siendo la causante de la pérdida de vidas en Bogotá. Gracias a este nuevo Código, las autoridades de Policía contarán con herramientas para mediar y multar, si es necesario, a personas que participen en este tipo de hechos, amenacen con hacer daño físico o agredan a otros ciudadanos.

La multa para estos casos será de 197.000 pesos.

- Colados en TransMilenio: Este comportamiento contra la convivencia, además de que es riesgoso para quien lo comete, también es peligroso para los cientos de ciudadanos que hacen uso del sistema diariamente.

Por este comportamiento contra la convivencia, de acuerdo con TransMilenio, cuatro personas fallecieron y al menos 43 más resultaron lesionadas cuando intentaban evadir el pago.

Con el nuevo Código, los colados no solo deberán participar en programas comunitarios o de convivencia, sino que además serán multados con 197.000 pesos.

- Mal manejo de las basuras: Las basuras, escombros y/o llantas que son arrojadas a la calle, incumpliendo la normatividad existente, causan graves daños ambientales e impiden que la ciudad luzca como realmente es. El Código, además de explicar las razones por las cuales arrojar estos elementos en lugares no permitidos, sacarlos en horarios no asignados por la empresa recolectora e incluso contratar servicios ilegales para hacer manejo de residuos es una clara violación de la norma que debe ser castigado con medidas correctivas, señala que hacerlo le puede costar  787.000 pesos al infractor.

- Exceso de ruido: Buena parte de las quejas de los ciudadanos tienen que ver con los vecinos que impiden el descanso. Infortunadamente hay quienes se venían aprovechando de la laxitud de la norma para instalar establecimientos para adultos en zonas residenciales, violando los horarios permitidos y permitiendo incluso el ingreso a menores de edad. Con este nuevo Código, la historia es diferente. 

Establece multas por 393.000 pesos.

- Grafitis no artísticos: Los daños en fachadas, postes y monumentos de la ciudad inciden directamente en la percepción de inseguridad y no permiten que permanezca ordenada.

A partir de este lunes, los ciudadanos que incurran en este tipo de comportamientos contrarios a la convivencia deberán dejarlos como nuevos y pagar una multa de 197.0000 pesos.

-Contaminación visual: Pese a que el año pasado, según la Secretaría Distrital de Ambiente,  fueron más de 10.000 los elementos retirados del espacio público que contaminaban visualmente la ciudad, entre  pendones, afiches y pasacalles, hace falta trabajo por hacer.

El Código permite imponer castigos ejemplarizantes a las personas naturales o empresas que se salten la normatividad. Las multas son millonarias.

#ElRespetoNosUne, la campaña del Distrito que promueve la implementación del nuevo Código de Policía en Bogotá

Más allá de sancionar, se trata de una herramienta que busca que los bogotanos tomen conciencia sobre aquellas acciones que atentan contra la armonía y el bienestar general.

#ElRespetoNosUne es la campaña pedagógica que ha emprendido la Secretaría Distrital de Gobierno; la Secretaría Distrital de Seguridad, Convivencia y Justicia; la Policía Metropolitana de Bogotá y TransMilenio, con el fin de que la ciudadanía se entere del contenido del nuevo Código Nacional de Policía y Convivencia y así prevenir una serie de problemáticas que acontecen día a día en la capital colombiana.

El eje central de este nuevo Código, que entrará a regir el próximo lunes 30 de enero, es la responsabilidad social. Más allá de sancionar, se trata de una herramienta que busca que los bogotanos tomen conciencia sobre aquellas acciones que atentan contra la armonía y el bienestar general.

Para el caso de Bogotá, la implementación del nuevo Código de Policía y Convivencia se concentrada, en principio, en  seis conductas de alto impacto: (1) colados en TransMilenio, (2) participación en riñas, (3) actividades con ruido excesivo, (4) contaminación visual, (5) mal manejo de residuos y basuras, y (6) dibujos vandálicos en espacio público o grafitis en lugares no autorizados.

El Distrito, de la mano de las autoridades de policía e inspecciones de policía, trabaja además para prevenir e impartir medidas correctivas a: la comercialización indebida de celulares, el matoneo virtual, el irrespeto a las autoridades, el maltrato animal, el uso indebido de la línea de emergencias 123, el vandalismo en buses y estaciones de TransMilenio, entre otros acciones.

Con el cumplimiento de estas normas básicas, no solo se previenen situaciones que podrían generar violencia sino que mejora, sin lugar a dudas, el buen trato entre los ciudadanos. Acata las normas, evita sanciones y contribuye con una Bogotá mejor para todos.